Empieza la cuenta atrás para el CETA: hacemos visitas a los miembros del parlamento de la UE

de Hanna Sander

hacemos visitas a los miembros del parlamento de la UE.

El 1 de febrero los miembros del Parlamento Europeo (PE) votarán sobre el CETA, el acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá. Las opciones son claras: puedes votar a favor, en contra o abstenerte. Se podría pensar que después de diez meses de debate y consideraciones sobre la versión final del texto, los MPE deberían haberse decidido y ser capaces de justificar su voto antes sus electores.

El 6 de enero unos 30 activistas de distintas organizaciones de Berlín y Brandenburgo se reunieron para mostrar a la diputada Susanne Melior, del partido socialista alemán, que su respaldo al CETA no responde a los intereses de los ciudadanos de Brandenburgo. Frente a su oficina en Postdam, dejamos claro además, el respaldo de muchos miembros del SPD que se han posicionado públicamente en contra del CETA.

El Parlamento Europeo declaró la semana del 2 al 6 de enero como una semana para los ciudadanos, una semana sin reuniones en la que las/los eurodiputadas/os tienen la oportunidad de comunicarse con sus electores. Sin embargo, cuando llegamos a su oficina nos dijeron que Mrs. Melior estaba de vacaciones. Su equipo tuvo la amabilidad de mostrarnos una declaración escrita de la eurodiputada.

Sin embargo, la declaración no mostraba ninguna clara toma de postura que hubiésemos deseado de nuestra eurodiputada sólo unas semanas antes de una votación tan importante. Era más bien una repetición de los viejos clichés y frases vacías y tranquilizantes propias de la Comisión Europea acerca del CETA, y no se preocupaba de ninguno de los muchos puntos de crítica contra el tratado. No es una sorpresa, pues, que nos sintiéramos poco comprendidos.

Hace aproximadamente un año, el SPD estableció unas “líneas rojas” respecto al CETA y al TTIP durante su congreso, y las reafirmó (aunque ligeramente suavizadas) en la reunión del partido del pasado septiembre en Wolfsburgo. Los que quieran ver y oir pueden darse cuenta que esas “líneas rojas” han sido claramente rebasadas por el CETA en diferentes aspectos. ¡Y muchos socialdemócratas, alemanes y del resto de Europa, quieren ver y oir! Aparentemente, Susanne Melior no está entre ellos, al menos de momento.

Para convencerla, a ella y a otros europarlamentarios indecisos, tenemos que utilizar estos últimos días para mostrarles que estamos pendientes, y estar atentos a nuestras/os eurdiputadas/os. Esperamos convencerles de que la protección medioambiental, la prudencia, y la democracia nos importan más que los intereses de las multinacionales, y que también deberían ser más importantes para ellos, si quieren contar con nuestros votos en próximas elecciones.

Para mostrar a Mrs. Melior que no aceptamos su declaración llena de tópicos, sino que esperamos una clara postura contra el CETA en el comité de medio ambiente y en el plenario, le hemos pedido que muestre su posición a través del CETA CHECK. Estoy seguro de que volverá de sus vacaciones pronto para responder a todas nuestras preguntas.

Puedes contactar con ella a través de www.cetacheck.eu, directamente en su oficina in Postdam en Allestrasse, 9, o por teléfono en el (0331) 73098400 para intentar convencerla en persona de tomar una postura en contra del CETA.

¡No nos rendiremos!